¿Cómo ser un buen Sommelier?

Cómo ser un buen Sommelier

Para ser un buen sommelier es esencial tener una amplia formación en enología y viticultura, un paladar afinado y habilidades de comunicación excepcionales. Además, un sommelier tiene que actualizarse constantemente sobre tendencias y nuevos vinos, y la experiencia práctica es crucial para desarrollar estas habilidades.

Un sommelier no solo es un experto en vinos, este rol va mucho más allá de ser un simple “camarero que sabe de vino”, ya que implica una dedicación completa al mundo del vino. Si quieres saber cómo ser sommelier y cuáles son las habilidades debe tener un buen sommelier, sigue leyendo y prepárate para desvelar los secretos de este profesional del vino.


¿Qué hay que hacer para ser Sommelier?

Para ser sommelier se necesita un alto grado de especialización que se consigue con una formación muy específica como Wine & Spirit Education Trust (WSET) o cursos profesionales que proporcionan los conocimientos necesarios sobre variedades de uva, procesos de vinificación, los vinos de diferentes regiones del mundo, etc.

Un buen sumiller no solo conoce todo sobre el mundo del vino, también debe ser un experto aconsejando y sirviendo vino, además de saber y seguir los protocolos y las normas de atención al cliente.

Así que una sólida base educativa en enología y viticultura es esencial para ser sommelier, pero también debe tener unas cualidades que lo hagan diferente al resto y se convierta en todo un profesional del vino.

¿Qué se necesita para ser un buen Sommelier?

Para alcanzar la excelencia como sommelier es importante tener pasión por el vino y una curiosidad constante para aprender más sobre él. Además, es necesario tener ciertas cualidades como son:

Qué habilidades debe tener un sommelier
  • Pasión por el vino: Es un requisito indispensable para ser sommelier o sumiller ser un verdadero amante del vino, con amplios conocimientos sobre vino, uvas y viñedos.
  • Porte, elegancia y limpieza: Son cualidades fundamentales para causar una buena impresión, además de cumplir con las normas de higiene, salud y seguridad.
  • Sentidos del olfato y gusto entrenados: Un buen sumiller debe desarrollar muy bien estos sentidos porque gracias a ellos sabrán sacar el trasfondo a todos los aromas y sabores de los distintos vinos.
  • Ser sincero, humilde y profesional: El cliente gratificará estas cualidades cuando les hagas las recomendaciones y las aceptará sin dudar.
  • Habilidad de comunicación: Necesitan tener el don de la conversación y cortesía para empatizar con los clientes y vender vino.
  • Habilidades psicológicas: Deben saber adaptarse a todos los tipos de clientes que visitan un restaurante para conectar con ellos, deben escuchar sus gustos antes de recomendar.
  • Actualización constante: Deben estar al día de todo lo que ocurre en el sector del vino, deben viajar para visitar viñedos e ir a ferias del vino, catar y seleccionar vinos nuevos.
  • Mucho sacrificio: Es un trabajo duro que requiere de mucho estudio, disponibilidad para trabajar en horarios poco comunes y resistencia física para largas jornadas y tareas físicamente exigentes.

No existe un único camino para convertirse en sommelier y no hay un tiempo determinado para hacerlo, aunque cuanto más estudios y mayor experiencia tenga más conocimientos adquirirá y mejor realizará su trabajo.


¿Cómo debe ser un buen sommelier? Queda claro que lo que realmente define a un buen sommelier, más allá de técnicas y conocimientos expertos en el vino, es el amor por el vino y su habilidad para compartirlo. Sin embargo, es evidente que la combinación de educación, experiencia sensorial y habilidades interpersonales forjan a este profesional excepcional.


Consulta aquí nuestra serie de artículos dedicados a los profesionales del vino:

Francisco José Ortega Reina

Síguenos en nuestras Redes Sociales:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *